Sobre cuentos descontados · Inés Bengoa

info@inesbengoa.com | Teléfono de contacto: 606 15 43 21

Estás en: Castellano » Diario de una cuentera » Sobre cuentos descontados

Diario de una Cuentera

Anterior Siguiente
(1) 09/05/2014 11:36h

Sobre cuentos descontados

Sobre cuentos descontados

Parece que ya está todo inventado: el café descafeinado, la cerveza sin alcohol, la leche desnatada, el edulcorante sin azúcar, el sexo por teléfono, las amistades virtuales,... y ahora también los cuentos descontados. Que digo yo que habrá que llamar así a las nuevas versiones que hay de los cuentos clásicos, los de toda la vida, pero a los que se les ha privado de toda gracia. Es decir, de la violencia, la envidia, el odio, el maltrato,... 

Es que, desde luego,... ¡qué mal suenan estas palabras! Bueno, pues como suenan tan mal, ¡vamos a quitarlas! Venga, las borramos y ya no existen, ¡qué fácil! ¿Cómo no se nos había ocurrido antes?
Bueno, ¿y a qué viene todo esto ahora? ¿Qué mosca le ha picado a ésta? ¡Si llevamos años viendo los resultados de la factoría Disney! Pues igual, por eso mismo. Es que ya es demasiado dulce para el cuerpo.
Ayer, sin ir más lejos, tuve un impacto muy grande. Pues resulta que me cuenta un padre que, en la versión de Caperucita que cuenta a su hijo de 4 años, el lobo no se come a la abuela, sino que ésta ¡se esconde en el armario! Pero vamos a ver... ¿es peor que el lobo se coma a la abuela a que ésta se esconda en el armario, mientras ve cómo su nieta está en peligro, sin hacer ni decir nada?
¿Qué queremos en señar a los niños? ¿Que cuando entra un malhechor en casa, sus mayores no le van a defender? ¿Es eso mejor? Pues que venga alguien y me lo explique, que yo no lo entiendo.
A mí me parece mucho más normal que el lobo se coma a la abuela, que para eso es el lobo, y luego ya veremos qué hacemos con él. Porque sino, ¿quién es el malo aquí?
Reconozco que hace mucho que no leo las Caperucitas que se publican últimamente. Bueno, en realidad, las dos últimas que he leído han sido "La niña de rojo" escrita por Aaron Frisch e ilustrada por Roberto Innocenti (Kalandraka, 2013), en la que aparece un lobo moderno, pero lobo al fin y al cabo; y la versión de Charles Perrault, con ilustraciones de Gustavo Doré (Edhasa, 2003) en la que Caperucita acaba en la cama con el lobo y éste se la come. Muy fuerte, ¿no?
Pero, ¿para qué están los cuentos sino? ¿Qué hacemos quitándoles la sal, la cafeína, la grasa, el azúcar, que contienen?
Ya dicen ciertos estudios que el descafeinado es peor que el café-café, que la sin alcohol es peor que la cien por cien, y los edulcorantes que el propio azúcar. Pues aquí pasa lo mismo.

Nos estamos quedando sin lobos devoradores y sin abuelas de las que te puedas fiar.
¡En qué mundo vivimos!

Anterior Siguiente
Cuentos, Infantil, Narración Oral, Opinión

Comentarios (1)

Laura Escuela · 09-05-2014 12:25:09

Totalmente de acuerdo, muchacha, a mí me fascina porque cuento muchas versiones de caperucita roja a niños de segundo y tercer ciclo, forma parte de una sesión que suelo hacer, y siempre les pregunto qué versión conocen del cuento. Normalmente la mayoría defiende la versión del armario, igual sucede en infantil. Luego les pregunto que qué versión prefieren y claro, los del segundo y tercer ciclo siempre prefieren que se coma a la abuela, jeje.
La cuestión es la de siempre: edulcorar y simplificar y estupidizar y alejar de la vida.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios. Los comentarios serán revisados antes de su publicación. Tu email sólo será utilizado para informarte del estado de su comentario y no será publicado ni proporcionado a terceros.

Introduce el código de la imagen