Una casa de palabras · Inés Bengoa

info@inesbengoa.com | Teléfono de contacto: 606 15 43 21

Estás en: Castellano » Diario de una cuentera » Una casa de palabras

Diario de una Cuentera

Anterior Siguiente
(0) 21/08/2014 20:13h

Una casa de palabras

Una casa de palabras

Nos vamos haciendo mayores y nos alejamos, irremediablemente, del mundo de los cuentos. Cuando nos adentramos en el estado adulto nos enfocamos a hacer cosas serias y dejamos a un lado las niñerías. Una pierde el contacto con los cuentos infantiles durante un largo período de tiempo que, incluso, puede llegar a abarcar toda la vida. Únicamente tienen una segunda oportunidad aquellos que son padres, madres, abuelos, abuelas, tíos, tías, o quienes se acercan a ellos por trabajo. Cuando un adulto retoma el contacto con los cuentos de su infancia tiene dos opciones: una es seguir pensando que son niñerías, cosas de críos, y pasar sobre ellos de puntillas; y otra es reencontrarse con el niño que uno fue, con aquel mundo de fantasía e ilusión que palpitaba en las historias que le leían o le contaban de pequeño. 
Si eres de los primeros, léete este libro, que resulta de veras inspirador. Si eres de las segundas, ¡enhorabuena! Y léete este libro, que te va a encantar.  

 

Por casualidades de la vida, me encuentro en el grupo de las segundas (en cuanto a que me reencontré con los cuentos por trabajo, quiero decir) y la lectura de este libro me ha resultado, como ya he dicho, muy inspirador. Al leerlo una entiende esa fascinación que nos embarga al escuchar historias, que necesitamos tanto como el comer. De hecho, ya dice Martín Garzo que "contar un cuento a un niño no es muy diferente de darle de comer". Este es un libro magnífico para que padres y madres se acerquen de nuevo a los cuentos, con amor, con pasión, con entrega. No sirve de nada juzgar los cuentos por lo que dicen, ya que los cuentos maravillosos son eso, maravillosos, un poco locos, empiezan allí dónde la razón se detiene. ¿Os acordáis cuando de pequeños creíamos que todo era posible? Recuerdo que, en una ocasión, algún familiar adulto de mi casa comentaba, muerto de la risa, que un niño (alguno de mis primos, seguramente) le había preguntado a ver si él había conocido a Napoleón. Confieso que me reí por hacerme la mayor pero, sinceramente, yo también creí que fuera posible.
 

Barba Azul

 
Leyendo a Martín Garzo sólo me queda una pena: que no me contaran los cuentos que ahora encuentro en las recopilaciones de cuentos tradicionales. No sé cuándo empezó ese miedo a contar a los niños las viejas historias populares, pero está claro que a mí ya me pilló de lleno. La única historia que se salvó de la quema fue Barba Azul.
 

La tenía en un cassette de cuentos, que ponía una y otra vez, y no veía el momento de que llegara la historia de Barba Azul, para escucharla acurrucada, escondida detrás de una silla. Me fascinaba y, aún hoy día, me sigue fascinando y no tengo muy claro que los niños de ahora la conozcan. Hace ya años que hemos cogido miedo a contar las buenas historias, por temor a asustar a los niños. Pero como cita Martín Garzo en el libro: "El mundo está lleno de caminos extraños y de cuartos cerrados, que no son sino esas preguntas que no podemos dejar de hacernos porque contienen la clave de lo que somos: por qué existe el dolor y la alegría, por qué existe la injusticia, por qué nacemos y por qué tenemos que morir, por qué fueron creados los elefantes, los ríos, el ámbar o las estrellas. Casi todas estas preguntas carecen de respuesta, pero los cuentos hacen que sigan vivas en nuestros corazones y así nos ayudan a vivir. Pues quien pregunta quiere saber, descubrir algo, y la imaginación es la facultad que nos permite abandonar el territorio de lo conocido y lo previsible e internarnos en el vasto campo de lo posible".

Ha sido una lectura gozosa y si tuviera que elegir dos frases del libro, me quedaría con estas:
"Un cuento es una casa de palabras, un refugio frente a las angustias que provocan las incertidumbres de la vida". Y es que, " la vida no cabe en esa casa tan pequeña que es nuestra razón".

Título: Una casa de palabras
Autor: Gustavo Martín Garzo
Editorial: Océano travesía
Año: 2012
Número de páginas: 239
 

  

 

Anterior Siguiente
Adultos, Cuentos, Literatura, Recomendación

Comentarios (0)

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios. Los comentarios serán revisados antes de su publicación. Tu email sólo será utilizado para informarte del estado de su comentario y no será publicado ni proporcionado a terceros.

Introduce el código de la imagen